PUENTE ROMANO SOBRE EL RÍO CHAMOSELO

Puente Romano, Río Chamoselo

El puente que se encuentra sobre el río Chamoselo en As Pontes de García Rodríguez, conocido como «Ponte Romana» o «Ponte Vella», tiene una historia particularmente interesante. Aunque es comúnmente referido como un puente de origen romano, y así lo creía yo, hasta hace muy poco tiempo, en realidad es una construcción medieval que parece haber sustituido a un puente romano anterior del siglo II. Esta confusión se debe en gran medida a la tradición y al nombre que ha perdurado a lo largo del tiempo, más que a la evidencia concreta de su construcción romana original​​.

La confusión sobre el origen del puente podría estar relacionada con la presencia de una vía secundaria romana en las cercanías, que muchos autores creen que pasaba por allí. Esta vía conectaba diferentes puntos de la región, lo que sugiere que el lugar del puente actual tuvo importancia estratégica desde tiempos antiguos​​. Dicha vía se dirigía al área de Ferrol procedente de Lugo y que se ramificaría desde una de las vías principales que irían hacia Vivero o hacia la coruña (VIA XX BRIGANTIUM – LUCUS), pasando ambas por Guitiriz. 

EL Puente Romano actual es, por tanto, una estructura medieval que data de épocas posteriores a la romana, aunque mantiene la denominación de «romana» probablemente por su asociación con la ruta o por la técnica constructiva que evoca a los puentes romanos, caracterizados por su durabilidad y por el uso de arcos de medio punto. Una característica del puente, que indica que su última reconstrucción data de la época medieval, es la pronunciada pendiente de la superficie de rodadura, esta culmina en un vértice muy marcado en el centro del puente, antes de iniciar el descenso.

Esta información destaca la riqueza del patrimonio histórico de As Pontes de García Rodríguez y la importancia de las construcciones medievales en la región, las cuales continúan siendo un testimonio vivo de la historia y la cultura de Galicia.

Guardo muchos recuerdos de este puente, siempre ha sido un lugar emblemático para mí, al igual que el río Chamoselo. Lamentablemente, debido a unos vertidos provocados por la construcción de una autovía aguas arriba y que aún no se han controlado completamente, lo que es una vergüenza en los tiempos que corren, el río ha estado sin vida durante muchos años y continúa así.

Uno de mis recuerdos, cuando era pequeño, muchos días, al salir de la escuela, iba a casa, tomaba la caña de pescar y algunas lombrices y allí, en el puente romano, nos reuníamos muchos niños para ver si pescábamos algún pancho y, muy de vez en cuando, una trucha. Era espectacular y nos lo pasábamos de maravilla.